Water Water Everywhere

 m  

 Los Niños y la Osa

Paul Collar

Paul is a geologist and civil engineer and the owner/operator of Osa Water Works.  You may reach him at solutions@osawaterworks.com, +506 8704-0027


MEDIO AMBIENTE


Por reportajes de prensa, ya todos sabemos que estamos en medio de un Año El Niño.  Dicen los medios que el Niño de este período (2015-2016) es “muy fuerte.”  Para algunas partes del planeta, los ciclos meteorológicos que incluyen El Nino y La Nina son dramáticos, conllevando sequias e inundaciones severos que incluso pueden ser riesgos para la seguridad personal y afectar de forma notable la producción agrícola.  Por ejemplo el Niño corresponde a lluvias más intensas en la zona Pacifica de Sudamérica, en el norte de Brasil, el sureste de África, y en la costa Pacífica de Norte América.  Semejantemente, la expresión asiática de El Niño incluye sequía en Indonesia, Malasia, y el norte de Australia y lluvias reducidas en el periodo de monzón de India.  En general La Niña resulta en patrones meteorológicos inversos a los efectos de El Niño.

Se está pronosticando que para este Niño grande en curso (algunos climatólogos hasta le han puesto el apodo el Niño Godzilla) que las lluvias fuertes pronosticadas para California (que comenzaron este mes y continúan hasta febrero del 2016) tal vez logren reabastecer el agua subterráneo que se ha perdido durante los últimos cuatro años de sequía en esa región tan vulnerable al clima.  Otros científicos menos optimistas pronostican que las fuertes inundaciones resultaran en mayor escorrentía y descargas al Pacifico, masiva destrucción por derrumbes, pero poca infiltración para reemplazar el agua subterránea extraída durante la sequía.

En Costa Rica nos acostumbramos a que nos indiquen que el Niño trae sequía en el Pacífico Guanacasteco y lluvias fuertes en la Zona del Atlántico, y poca de años normales en los áreas donde el istmo centroamericano se hace más estrecha, sea el sur de Costa Rica y todo el territorio de Panamá.  Para ver si se presenta un patrón meteorológico regional, o sea puramente de la Península de Osa, yo utilicé los datos de lluvia recopilados por MINAET-ACOSA en las estaciones Sirena y Los Patos en el Parque Nacional Corcovado.  A pesar de que se empezaron a recolectar datos pluviométricos y de temperatura en las cuatro estaciones en el año 2003, la oficina del MINAET me pudo suplir datos para este estudio solamente del 2003-2010 de Los Patos y del 2003-2009 de Sirena.

La tabla incrustada resume la incidencia de Niño, Niña y años neutrales del periodo 1994-2016.  Antes de explorar los efectos en la región nuestra, examinemos exactamente que es el fenómeno y a que se debe su ocurrencia.

El Niño Oscilación Sur, ENOS por sus siglas, ENSO por sus siglas en inglés, es un fenómeno climático recurrente que se debe a la calentura o enfriamiento periódico del Océano Pacifico central y oriental.  Tiene un periodo de repetición de 3-7 años, y la variación en temperatura superficial del océano tiene un efecto dramático en el tiempo que se experimenta alrededor del mundo en un gran rango de latitudes tanto en el hemisferio norte como el sur y desde Asia y Africa hasta las Américas.  Cuando el agua se calienta se denomina El Niño y cuando se enfría La Niña.  En años en que no hay cambios de temperatura en la superficie del Pacifico, se denominan años neutrales.

Examinando registros anuales de lluvia de Los Patos vemos que los años 2006 y 2009 (El Niño) correspondieron a anos de menos lluvia de lo normal y que los años 2007 y 2010 (La Niña) correspondieron a anos con más lluvia del normal.  La única anomalía es el año 2004 que tuvo lluvias promedias a pesar de ser un ano El Nino.  Claro con más anos de datos se puede esclarecer con mayor confianza, pero es relativamente confiable decir en base a los datos que por lo menos en la estación Los Patos, hay más lluvia en anos La Niña y menos lluvia en anos El Niño.

2

Observando el mismo periodo de Sirena, vemos que este patrón se vuelve a observar, pero cabe destacar que la cantidad de lluvia que cae en Sirena es aproximadamente 20% mayor que la que se observa en Los Patos.  De por si, el promedio anual en Sirena es de 6.045 mm anuales, mientras el promedio de los diez años registrados en Los Patos es 5.156 mm anuales.

El promedio anual de lluvia no ha variado en Sirena pero ha ido subiendo estatisticamente en Los Patos durante el periodo de registro

El promedio anual de lluvia no ha variado en Sirena pero ha ido subiendo estatisticamente en Los Patos durante el periodo de registro

Sería absurdo pronosticar patrones de cambio climático en base a un periodo de registro tan breve como los diez años representados por los datos suministrados por ACOSA.  Sin embargo, se muestra en la regresión numérica que durante estos diez años el promedio de lluvia anual se mantuvo estatico en Sirena mientras se subía de ano en ano en Los Patos.

Para aquellos que quieren ver la distribución mensual para programar sus giras al PNC, a continuación les presento los promedios mensuales en las dos estaciones para el periodo de registro.  Los datos indican que la distribución mensual es muy parecido entre las dos estaciones, solo que en Sirena cae mas agua que en Los Patos.

4

Publicado en Post

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*