Un encuentro con Nuestras Raices

 1

 Ifigenia Garita Canet

Es bióloga  tropical de profesión y en la actualidad realiza una maestría en Manejo en Recursos Naturales con énfasis en Desarrollo Sostenible en la Universidad para la Paz. Tiene 15  años de vivir en nuestra comunidad, desde su llegada se ha dedicado a crear una organización no gubernamental llamada ASCONA. Hace cinco años empezó su propia empresa de turismo responsable, OSA WILD TRAVEL, la cual promueve el turismo local  autentico costarricense. Para mas información comuníquese con Ifigenia al correo electronico ifigcanet@gmail.com


TURISMO


Rancho Raíces, es un proyecto familiar ubicado en Cañaza, con 6 años de existir. Es administrado por el mismo Don German, quien muchos de ustedes seguro recuerdan como el vendedor de frutas y vegetales del carrito rojo que de vez en cuando ambula por las calles polvorientas de nuestro pueblo.  Su esposa (la mama de los tomates) y sus 5 hijos, 3 hombres y 2 mujeres,  participan de manera activa para brindar al visitante una experiencia que no tiene comparación.

ranchoraices01

Don German

La determinación que representa Don German, es parecida a la que los conquistadores de Roma tenían cuando querían extender su imperio. La grandeza que representa su finca, la tiene su tierra fértil llena de frutos,  y sus manos bendecidas por trabajar el suelo que hoy les da de comer. Cada árbol que está en su finca tiene nombre, tiene historia y crece gracias al espíritu que tiene este honorable hombre y su pensamiento. El agua abunda de manera asombrosa y casi que hasta inusual, permitiendo que la finca tenga aún más vida de lo que uno se pueda imaginar.

El sitio definitivamente es mágico y quien no lo conozca, es ahora el momento para llenarse de emoción y ganas para vivir un espectáculo cultural, tradicional, natural, y para los que somos aún más sensibles hasta espiritual. Esta finca, ubicada muy cerca de Puerto Jiménez, representa la esencia perfecta de lo que se convive a través del turismo rural comunitario; del cual confieso me siento sumamente orgullosa. Las visitas de programas televisivos, y de documentales costarricenses e internacionales no me permiten mentir;  imagínense que hasta la BBC tuvo el honor de filmar tan prestigioso pedacito de cielo en la tierra. La experiencia que pude vivir y compartir con amigas del trabajo, me dejó radiante de emoción y esperanza, porque no hay nada más placentero que ver a la gente autóctona desarrollarse y trabajar haciendo lo que más les gusta, con amor y determinación. Nada en este mundo puede frenar a German y su familia, la historia demuestra que el que si quiere, si puede.

Como ya tenía bastante tiempo de no visitar los proyectos de turismo rural comunitario que rodean nuestra península, la emoción era grande, pero lo vivido fue aún más sorprendente y maravilloso.  Justo el pasado viernes, el equipo de Osa Wild se fue  a visitar este proyecto, con mucho ánimo y con ganas de descubrir la espléndida historia que me hacía falta conocer.

ranchoraices05

Don German

Es asombroso de creer que todo cambia en tan solo metros de distancia desde la  carretera principal, y que aunque esta finca tenga más de 20 hectáreas, casi todos los cultivos están en tan solo 2 hectáreas de las 20. Quizá,  ya no pueda recordar la cantidad enorme de cultivos que vi y comí ese día, pero de los que si resaltan instantáneamente son: la vainilla, el cacao, mandarinas, limones, naranjas, piñas, pimienta, banano, plátano, yuca, los mamones, naranjilla, noni, clavo de olor, manzana de agua, zacate de limón, citronela, tiquizque, hierba de ajo, carambola, guanábana, entre otros.

ranchoraices03

Su esposa (la mama de los tomates)

Y para los que quieran aprender de árboles maderables y plantas medicinales, el sendero  el cual está en perfectas condiciones, para adultos y niños, te puede mostrar especies como el: cristobal, jabillo, ron ron, cedro, manu, zapatero, cenízaro, vaco, lagartillo negro, lagartillo blanco, cedro barrigón, manglillo, indio desnudo, Guanacaste, fruta dorada, chilamate, cara de tigre, entre los que puedo recordar, sin olvidar el majestuoso ceibo.

ranchoraices02

Ceiba de Rancho Raices

Quien visita este grandioso lugar, se va dar cuenta que de aquí nadie se quiere ir. Sentir la pasión que lleva German, y vivirlo fue para todas una experiencia incomparable. Llegar a su esplendoroso Rancho decorado es vivir el pasado y el presente de esa familia. No puedo dejar por fuera la experiencia de moler el chocolate, de oler ese aroma tan pero tan exquisito y luego de hacernos una mascarilla de chocolate que dejamos en nuestro rostro hasta mas no poder. La comida y el gallito tapado con huevo y frijol envuelto en hoja de plátano, los elotes, las frutas, la leche con chocolate, bueno, son tantas cosas y tan deliciosas que no se pueden dejar de vivir.

Termino recordando un atractivo que no se puede olvidar: el sorprendente Ceiba pentandra  de casi 55 metros de altura. De mis partes favoritas, fue escuchar y luego ver y tocar el relleno casero de sal, cal  y agua que German hizo en la base de este inmenso árbol. Vanesa una de sus hijas, quien nos acompañó y nos explicó muchísimo sobre la finca, nos contó que lo cruzaba de lado a lado cuando jugaba de niña.  El enorme árbol que parecía enfermo, el cual hasta ofrecieron cortar para madera, esta aun de pie, con una firme base rellena de amor, dulzura, determinación, esfuerzo, trabajo y  valor, que demostró Don German y su familia en este encuentro tan especial con nuestra cultura y nuestras raíces.

Para programar su propia visita a Rancho Raíces, coordine directamente al correo electrónico ranchoraices@gmail.com, al teléfono 8603-0464, o consulte en cualquiera de las oficinas de turismo en el pueblo, y no olvide su apetito cuando se vaya de gira.

Publicado en Post

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*