Tres desafios de la Zona Sur Sur

Tres Desafíos de la Zona Sur Sur

Por M. Phil. Heidi Venegas

La percepción es que Costa Rica desconoce algunas cualidades de sí misma. Las razones son harto sabidas. No obstante, la región continúa buscando su propio camino al desarrollo. Los variables inherentes de la zona la ubican en los primeros lugares de la agenda científica internacional. Hallazgos realizados en la Península de Osa publicados en medios de comunicación de alcance global lo certifican en áreas como la arqueología, antropología, biología, la conservación de la naturaleza, y otros.

De carácter urgente son tres los desafíos que esta misma comunidad científica enumera: 1. La muerte de animales silvestres en peligro de extinción. 2. La muerte de árboles antiguos y del bosque. 3. La extracción del oro de aluvión –aún presente en los ríos de la zona.

Por su parte, lo de un desarrollo más bien de tipo turismo familiar, a pequeña escala y comunitario se ubica en el apartado de estilo y desarrollo. Sí, un estilo propio son familias dedicadas a la industria turística. En hospedajes. Trabajando en logística. En transporte. En comidas y bebidas en circuitos turísticos por tierra y por mar.

En una serie de entrevistas que realizáramos junto con el colega Julio Jiménez, a los vecinos y vecinas de la zona, nos daríamos cuenta que los pobladores más antiguos de Bahía Drake certifican que eran gentes que venían de Puntarenas que hacían su travesía por mar y gentes que venían también del Valle del General en busca de tierras para el cultivo. Vinieron con la frontera agrícola. Nos pidieron mejores condiciones. Es decir, aprovecharon las entrevistas para solicitarnos una voz en la cual consultar por mejores condiciones, para el colegio de secundaria (aún reciben los estudiantes lecciones en condiciones no adecuadas). Nos dijeron también que requieren una universidad.

En la misma línea y luego de conocer que el Golfo Dulce es en realidad un fiordo de los poquísimos que hay en aguas cálidas y que fue Jacques Costeau quien así lo vislumbró. En octubre recién pasado la Cámara de Turismo tuvo uno de sus encuentros allí. Catuosa es un cuerpo colegiado compuesto e integrado otra vez por familias y emprendedores de la zona. Hablaron del rescate del Depósito Libre, de las nuevas medidas tomadas en esa dirección y de la urgencia de innovar en temas como JUDESUR y cambios inminentes que las fuerzas vivas de la región se empeñan en afrontar.

Una de las particularidades de la región y sus características notables es que tiene una geografía y topografía atomizada. Distribuida. De tal forma que cada uno de los poblados (sean distritos, caseríos, o los mismos cantones) quedan distantes los unos de los otros. Muy distantes. No obstante, eso no erosiona la construcción de una identidad diversa, regional y del saberse parte de la Península de Osa y de las gentes del sur. Esto requiere que las necesidades se repliquen o sean de orden totalmente distinto y particular, de acuerdo a la ubicación de cada lugar y su configuración socio-histórica y cultural.

El embarcadero donde inicia nuestra travesía por el río Sierpe también se concatena con esa nueva lógica de desarrollo de las potencialidades de la región, para el turismo, de corte familiar y a pequeña escala. De allí a observar las ballenas que llegan a aguas cálidas desde el norte y el sur del planeta. Varias especies y sus apareos y sus crías. Seres de luz que tienen como encargo cuidar al planeta. Amenazados por cazadores de ballenas, en busca de sus aceites, pieles y carnes. Aquí encuentran refugio en aguas profundas y cálidas.

Al frente la isla del Caño. Indígena. Esferas de piedra labradas en esferos perfectos. Patrimonio cultural de toda la humanidad, según la UNESCO. De eso no hay en otras partes, solo en la zona Sur-Sur de Costa Rica. Esa lectura es más intuitiva. Esa lectura se hace más desde el corazón y cada cual sabrá lo que siente frente a esa Verdad.

Hay además una danta de nombre Amaranta que baila todas las noches hasta que sale el sol. Pienso en ella. Pienso en Amaranta y su derecho a vivir libre en paz, tranquila en el bosque. La canción pertenece al grupo Las Juntas del Pizote. Un SINEM acá en la región es una necesidad palpable. En el último Festival de las Artes sólo nuestro grupo musical fue la única de la región que pudo participar, comentan sus integrantes.

Finalmente, valga decir que estamos frente a una de las zonas y/o regiones del Orbe más biodiversas. Donde más se concentra la Vida. Se dice que fue la misma National Geographic quien la ha nombrado como el lugar más intenso del mundo, biológicamente hablando, y se estima que ningún lugar en el planeta (que posea una extensión similar) albergue una mayor cantidad de diversidad biológica. Flora y fauna que sólo viven aquí: jaguares, saínos, dantas, lapas, tucanes, ballenas, serpientes, monos, insectos y un largo etc. Especies muchas de ellas declaradas en peligro de extinción. Amenazadas. Buscando cuido. Protección.

Como corolario a esto, en el 2016 Corcovado es declarado por la revista Discovery del National Geographic el mejor parque del mundo, dada la cantidad de ecosistemas que alberga dentro de un área relativamente.

La Península de Osa en su conjunto es uno de los lugares mas intensos desde el punto de vista de su biodiversidad, una región clave para el desarrollo del país, con recursos naturales de impacto continental y planetario.

No obstante, toca volver al principio: las amenazas y sus desafíos. 1. La caza indiscriminada de animales en peligro, desobedeciendo leyes, normativas y éticas, por cazadores furtivos. 2. Los árboles pertenecientes a los bosques que persiguen los madereros sacando árboles antiguos, con poco o ningún control. Devastando hábitats, infringiendo leyes y moratorias. 3. Los oreros, un problema de larga data. Familias completas se adentran en los bosques en busca de ese oro. Afectando el ecosistema. Matando animales para comer. Haciendo fuegos.

Bosques tropicales primarios, vírgenes. Únicos y últimos remanentes globales de bosque tropical húmedo.

Tres desafíos.

Publicado en Post