Trafico Ilícito de Personas

Trafico Ilícito de Personas

Lic. Hubert Solis Araya, Fiscal –  Fiscalía de Puerto Jimenez

 

Lic. Hubert Solis Araya, colaborador de Sol de Osa

SUSESOS


Hechos recientes en la comunidad de Puerto Jimenez, en particular la detención de Africanos indocumentados en un hotel del pueblo durante el mes de marzo me inspira recordar los lectores del delito de Tráfico Ilícito de Personas, que se encuentra tipificado en la norma 249 de la Ley General de Migración que indica:

“Se impondrá pena de prisión de dos a seis años a quien conduzca o transporte a personas, para su ingreso al país o su egreso de él, por lugares no habilitados por las autoridades migratorias competentes, evadiendo los controles migratorios establecidos o utilizando datos o documentos falsos o alterados.  La misma pena se impondrá a quien, en cualquier forma, promueva, prometa o facilite la obtención de tales documentos falso o alterados y a quien, con la finalidad de promover el tráfico ilícito de migrantes, aloje, oculte o encubra a personas extranjeras que ingresen o permanezcan ilegalmente en el país.”

Dicho artículo es sumamente claro, en el sentido de que se le podrá seguir causa a la persona que transporte migrantes para evadir los puestos de control y a los que los alberguen mientras estén dentro del país de forma indocumentada o ilegal.

Lo que está sucediendo en Puerto Jiménez es que trasladan desde la frontera de Paso Canoas a los migrantes hasta Golfito.  De ahí, hacen que aborden una embarcación y los traen a  Puerto Jiménez, y en ocasiones apenas llegan éstos a Puerto Jiménez, un vehículo los espera para trasladarlos hasta Ciudad Cortés y allá aguarda otro integrante de la organización criminal quien continuará con el transporte.  Así evaden el puesto de control de Kilómetro 35.  Por ello, los taxistas formales e informarles están propensos a éste tipo de delito y no se pueden escudar alegando que no sabían que eran ilegales, para ello, al momento de transportar un extranjero es mejor solicitar su pasaporte y corroborar con el sello de ingreso a nuestro territorio.

Es comprensible que la economía está sumamente dura y algunos dirán transporte es transporte, pero pueden verse inmersos en un problema penal cuyas penas privativas de libertad son sumamente altas.  Igual puede ocurrir con los administradores de hoteles y cabinas, éstos para empezar tienen la obligación de llevar un control de todos los huéspedes, con mayor razón pueden verificar el ingreso a nuestro país con el pasaporte, porque de igual forma, se les puede iniciar una causa penal por alojar migrantes ilegales.

3

Un grupo de Africanos varados en la frontera ente Costa Rica y Panama. Imagen para efectos de ilustración tomada el 22 Abr en Paso Canoas, cortesía de El Espectador

Publicado en Post

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*