Tala Ilegal de la Madera,Realidad Actual en la Península

 

72580ae8-7429-4b73-aa9d-83e46ef38e6f

 Jeison Samudio

Jeison es colaborador del periódico el Sol de Osa  jeison@soldedosa



SUCESOS


La tala ilegal dentro del Parque Nacional Corcovado (PNC) y la Reserva Forestal Golfo Dulce (RFGD) es una realidad hoy en día en la Península de Osa. Pareciera mentira que dentro de una de las zonas más protegidas en Costa Rica y con una gran cantidad de organizaciones ambientales el rugido del motor de las sierras ilegales todavía se escucha entre el escandalo de la caída de majestuosos árboles, algunos de los cuales pre-datan la independencia de la república.

Pero ojo; este fenómeno no es tan simple como parece y para apreciar la complejidad, hay que entender tanto la parte burocrática política y la social de no solo el mercado ilícito para maderas finas sino también la del finquero, del aserradero y de las organizaciones que se lucran con cada árbol que es talado. No hay un estudio que estime la cantidad de arboles que se cortan debido a la complicada topografía de la península y el poco recurso económico con que cuentan las autoridades competentes.

Para que un árbol sea extraído del PNC o la RFGD debe haber atrás una completa organización, desde el dueño del árbol, el transportista, el de la sierra, los que vigilan el producto en sus varios estados de preparación, el comerciante final que se queda con la mayoritaria ganancia, y no dejar por fuera el comprador final, sin el cual no existiría el mercado ilícito. La logística es muy seria y bien equipado, y las bandas criminales involucrados basan el trabajo en horas de la noche para que las autoridades tengan menos oportunidades de interrumpir su proceso.

img_1867

Fotografía Por: Juan José Jiménez Espinoza. Ingeniero Forestal

Ahí es donde viene la otra parte.  Según los funcionarios del Ministerio de Ambiente y Energía (MINAE) en Puerto Jiménez, tienen apenas cinco destacados para cubrir las 67.000 hectáreas que es su consigna proteger.  El poco recurso humano ante la vasta extensión de bosque hace imposible hacer un trabajo efectivo en prevención. Además su horario de trabajo, normalmente de oficina, está plagado de denuncias que deben atender a diario, lo que complica aún más la labor de contrarrestar de forma proactiva la tala.  Como si no fuera poco después de horas de oficina por cuestiones meramente presupuestarias y de poliza institucional, los guardaparques no tienen los mismos incentivos para patrullar o atender denuncias, y por último a altas horas de la noche no se les permite utilizar los vehículos oficiales según nuevar regulaciones para vehículos oficiales donde despues de las 10 p.m. no pueden utilizarse.  En fin, el limite de recursos de personal, presupuesto, e infraestructura abre un portillo enorme para que los taladores tengan su espacio y hacer su negocio sin temor a ser capturados.

Los esfuerzos del MINAE se centran en hacer operativos sorpresivos y poder decomisar madera ya talada; sin embargo estos operativos requieren de muchos gastos y planificación con la Fuerza Pública por lo que son muy esporádicos. Para funcionarios  como Sergio Torres  oficial del departamento de control y prevención, los operativos son importantes pero es una lástima no tener los recursos para poder hacer prevención para que los árboles no sean cortados en un principio.

 

Para los dueños de tierra hay una realidad diferente.  Muchas veces quieren aprovechar un árbol dentro de su propiedad, pero la maraña de papeles para poder tramitar un permiso y extraer un árbol legalmente hace imposible obtener el derecho.  Y si la finca no tiene título olvídelo; no se podrá aprovechar algún árbol de la misma, ni menos aprovechar del programa del Fondo Nacional de Financiamiento Forestal (FONAFIFO) de Pago por Servicios Ambientales.  Como si no se pudiera ser peor la cosa, el mismo gobierno de Costa Rica resiste el otorgamiento de escrituras en áreas protegidas, y por ende el finquero que puede tener diez, veinte, treinta anos personalmente o por familiares de trabajar la finca, no pueden amarrar prestamos para incentivar humildes proyectos turisticos, ni solicitar recompensa económica por la protección del bosque.  A finqueros de escasos recursos la polémica de la titulación de los terrenos de la RFGD mantiene a muchos anclados a la pobreza, y los arboles son víctimas de este enredo.

Un año después de aprobada la Ley Forestal 7575 (1996) que estipula que el bosque solo puede ser aprovechado con Planes de Manejo todavía se permitía el aprovechamiento en fincas no inscritas, lo cual correspondía a gran parte del terreno abarcado por la Reserva.  En ACOSA se presentaron gran cantidad de planes de manejo como resultado de las incentivas legales de ese entonces. Sin embargo, el reglamento se reforma en el 1999, y se prohíbe de forma total el aprovechamiento de fincas no inscritas, en el proceso marginalizando a una población campesina luchadora, valiente, y orgullosa.

 

Por ejemplo, según Don Misael Bellanero vecino de Puerto Jiménez con finca en la peninsula, es increíble que no les den la posibilidad de aprovechar  un solo árbol caído dentro de su finca!. Imaginemos que el precio de este árbol es de 1 millón de colones y que está dentro de su propiedad, muerto por causas naturales y caído al suelo, y que el gobierno no le da el permiso que trata de hacer legalmente para aprovechar este activo que está, para repetir, dentro de su propiedad—o sea, es suyo—aun así el finquero honesto va y hace el esfuerzo para poder sacar un poco de ganancia en su finca y se encuentra de frente con una ley que no le da permiso para extraer madera caída, y que solo algunos que han sido beneficiados por un decreto 32386-MINAE DE 26-4-2005 GACETA 106 2-6-2005  de la administración de Abel Pacheco  pueden hacer beneficio de la madera caída.

img_1855

Fotografía Por: Juan José Jiménez Espinoza. Ingeniero Forestal

Bueno aquí el tema se complica otra vez.  Se sabe que hay personas que queriendo aprovecharse de la extracción de la madera caída cruelmente envenenan árboles para que estos mueran y caigan yasí poder reclamar el derecho por el árbol. Según fuentes que prefieren el anonimato esta práctica la hacen muy sencillamente.  Con una broca realizan un hueco por la corteza del árbol y en el mismo le introducen una yerbicida potente como gramoxone para que el palo muera lentamente y sin sospechas.

 

Lo cierto del  caso es que hay un mercado grande y hambriento por maderas finas y no tan finas y es fácil verlo en casas, hoteles y muebles.  Este mercado existe desde el inicio de la civilización regional, y tal y como en anos anteriores los huevos de tortuga se cosechaban sin preocupaciones morales y éticas, los que buscan maderas para sus construcciones puedan carecer de la educación ambiental de los resultados de su anhelo por maderas finas.   Inclusive, muchos de los que procuran maderas de forma abierta ni saben que son parte de una conspiración mafiosa, y que son ellos mismos los que dan sustento a los sindicatos criminales que se dedican a la tala ilegal.   Asi, el constructor que quiera incluir postes de cara de tigre para acentos internos o que busca cortesa y manu para su resistencia a aguas e insectos claramente incita incita a ciertos grupos organizados a negociar algún árbol dentro de la Reserva Forestal o el mismo parque para vender su madera de forma ilegal y a la vez sacar una jugosa ganancia, tal y como los narcotraficantes lo hacen mediante el apetito para la cocaína y otros estupefacientes. Según datos del MINAE estas agrupaciones criminales conforman una especie de mafia y que cada banda de compinches pueden tener entre diez y veinte personas involucradas directamente y otros que sirven de vigilio y hasta funcionarios del gobierno o que se prestan mediante chorizos a la actividad ilícita, (un secreto a voces) lo que hace de esto una operación difícil de controlar.

 

Los encargados de atender las denuncias en el MINAE externan su preocupación sobre el aumento en la actividad ilícita.  En anos anteriores se recibían denuncias más por el lado de Cañaza y hacia San Juan de Dios, pero ahora las denuncias entran de todos sectores de la peninsula, y se atienden de Tamales, Rio Oro, Carbonera y otros.  Para funcionarios del MINAE del departamento de control y prevención significa que hay un crecimiento en la ambición de los extractores de madera ilícita.

Específicamente en Corcovado  se atendió recientemente un caso donde un árbol de corteza fue extraído en una parte que llaman Punta Plancha cerca de la Reserva Indígena Guaimí y otro en una finca colindante con el PNC en el sector de Los Patos donde sacaron cuatro árboles de cedro. Es por eso que los guardaparques centran sus energías en prevenir la tala dentro del PNC mismo.  Pero la Reserva Forestal al ser tan grande y al estar la mayoría en manos privadas crea una barrera para esta prevención

A pesar de que la tala de madera se inició a inicios del Siglo XX con la desforestación requerida para establecer ganado como la primera industria agropecuaria, la tala organizada para la comercialización de la misma madera data al año 1957 con la llegada de la empresa Osa Productos Forestales.  Aunque ha sido en gran medida reducida, particularmente debido a la negociación con el gobierno con esa ente para la conformación del Parque en la década de los setenta, todavía hoy en día 59 años después sigue siendo un tema de discusión.  Sin duda alguna las autoridades deberán hacer los ajustes necesarios para que cada finquero pueda responsablemente aprovechar su recurso, pero también redoblar esfuerzos para controlar a la tala ilegal que se da de manera organizada y en una tierra tan valiosa como Corcovado y la Reserva Forestal Golfo Dulce.  Al final la batalla contra la tala ilegal no termina con medios para contrarrestar los que lo practiquen.

 Ultimadamente mientras existe un mercado con el apetito para maderas finas siempre habran los que traten de aprovechar de ese mercado.  Y es por eso que el pueblo mismo necesita una campana informática para combatir el anhelo y asi reducir el mercado y el motivo económico del sector criminal que aproveche ese mercado.

 

Publicado en Post

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*