Sitio Arqueológico Cantarero en Gallardo

Noticias:  Sitio Arqueológico Cantarero

Gerardo Chavez

Gerardo Chavez, Trabaja para el SINAC – MINAET, estudio Administracion de Areas Protegidas, vive en Puerto Jiménez y es oriundo de Cartago.


SUCESOS, Vanessa Quirós



Con base al Informe de Investigación elaborado por el Arqueólogo Francisco Corrales Ulloa denominado “Arqueología No 061-2015, del Museo Nacional de Costa Rica a través de su Departamento de Antropología e Historia, fechado en Setiembre del 2015”, se establece que El monumento arqueológico Cantarero (P-35 Ct) fue registrado en 1987 por el arqueólogo Corrales Ulloa en la base de monumentos arqueológicos del Museo Nacional de Costa Rica.location map

Se ubica en la Península de Osa, en la ribera derecha del río Tigre, cerca del poblado Gallardo, en las coordenadas geográficas S-N 08º032.19.9’ y W-E 083º21.29.6’, Hoja Golfo Dulce 3541 IV, IGN 1: 50 000, entre 60 y 80 m. de altura sobre el nivel del mar.

Fig. 2. Vista aérea y ubicación del sitio Cantarero, cerca de la comunidad de Gallardo

Fig. 2. Vista aérea y ubicación del sitio Cantarero, cerca de la comunidad de Gallardo

La alteración del sitio por parte de “oreros” o personas buscadoras de oro generó una nueva visita al sitio y la realización de una evaluación general de la evidencia presente.

El sitio contiene evidencia arquitectónica, con al menos 11 elevaciones artificiales o montículos y se extendió por alrededor de 2.5 has. Los montículos presentan muros de contención hechos con piedras de río, posiblemente llevados desde el río Tigre que corre en la base de la loma donde se ubica el sitio.

4

Fig 3.Vista de remoción de piedras de río parte de estructuras arqueológicas, Sitio arqueológico Cantarero

Vista de remoción de piedras de río y acumulación de sacos de tierra, Sitio arqueológico Cantarero

Fig 4.Vista de remoción de piedras de río y acumulación de sacos de tierra, Sitio arqueológico Cantarero

La ubicación del sitio en la cima de una loma angosta delimitada por el río Tigre y una quebrada angosta que desemboca en este sugiere una disposición defensiva o estratégica. Igualmente, la cercanía entre las estructuras y lo que pareciere ser una modificación del terreno  para crear terrazas delimitadas pos los muros de cantos rodados.

El sitio es uno de los pocos registrados en la Península de Osa y sometidos a algún grado de evaluación. Por la alteración de que era sujeto y la necesidad de involucrar a la comunidad de Gallardo en su protección y gestión se inició un proceso de coordinación para la creación de un parque arqueológico que genere una alternativa de beneficio comunal.

Antecedentes

19Durante 1987 y 1988 el arqueólogo Francisco Corrales realizo varias visitas a la península de Osa, para atender denuncias sobre destrucción de sitios arqueológicos y registrar sitios con condiciones para realizar un proyecto de investigación arqueológica sobre el uso del oro.

En el transcurso de esas visitas, indica el Arqueólogo, se registró el sitio Cantarero que se inscribió con la clave (P-35-Ct). El sitio fue inspeccionado de manera general, recolectando material de superficie o de hoyos de huaqueros. El sitio se caracterizó como funerario, donde a pesar de lo tupido de la vegetación se observaron cinco montículos, aunque no se descartó la presencia de otros

En abril de 2015 funcionarios del SINAC-ACOSA denunciaron ante el Museo Nacional la realización de actividades de huaquerismo o excavaciones ilícitas en el sitio. Entre mayo y julio se realizaron visitas por parte del personal del Museo Nacional, para evaluar el impacto de las actividades de huaquerismo y coordinar con la Fuerza Pública, para detener dichas actividades.

Entre junio y agosto de 2015, se realizó una evaluación general del sitio y se inició una coordinación con la comunidad para la protección del sitio y el inicio de un proyecto de conservación y gestión del lugar.

15

Patrimonio y Comunidad

17A raíz de la destrucción que empezó a sufrir el sitio y la necesidad de preservarlo se inició un proceso de acercamiento a la comunidad para informarla de la importancia patrimonial del lugar y el papel que podría jugar en beneficio de a la comunidad.

Gallardo es una comunidad con muy pocas opciones de trabajo y sus habitantes han encontrado en la extracción del oro que arrastran las arenas del río Tigre un medio de subsistencia. La aparición de oro en los terrenos que ocupa el sitio motivo la entrada ilegal de personas para extraer la tierra asociada a estructuras para lavarla en el río y extraer el oro presente.

Dado el número de personas involucradas en la actividad habría sido cuestión de unos pocos meses para que se destruyera todo el sitio. Ante lo grave de la situación, primero se recurrió a medidas policiales pero luego se realizó una reunión con la comunidad y se dieron charlas en la escuela por parte de personal del Museo Nacional.

Esto permitió establecer un punto de partida de colaboración. Personas de la comunidad fueron a conocer las labores de evaluación que se hacía y algunas de ellas hicieron trabajo voluntario. Paralelamente se realizó una reunión comunal en el sitio para conformar una asociación para impulsar el proyecto de gestión con la colaboración de la Asociación Conservacionista de Dos Brazos de Río Tigre, una organización ya consolidada.

Entre los proyectos tentativos se mencionan la creación de un parque arqueológico con aprovechamiento del medio natural y un museo comunitario sobre la arqueología de la zona y las prácticas pasadas y presentes de extracción de oro.

16

Comentario y recomendaciones

La evaluación realizada, continua manifestando el Arqueólogo Corrales, aunque parcial, ha permitido tener una mejor comprensión del tamaño y complejidad del sitio Cantarero. El lugar fue una aldea de al menos 2.5 hectáreas durante el período Aguas Buenas (300 a.C.-800 d.C.).

18

La presencia de montículos que eran la base de residencias lo ubica como un sitio de importancia regional y uno de los pocos del período con dicha complejidad. Una vez que se realicen los trabajos de laboratorio será posible entender mejor las actividades llevadas a cabo en los diferentes sectores y la densidad de ocupación.

El proceso iniciado con la comunidad de Gallardo está en sus primeras etapas y es fundamental ayudar a consolidarlo. La creación de un parque arqueológico que también aproveche la biodiversidad presente y la tradición de oreo artesanal abren la perspectiva para un aprovechamiento del patrimonio cultural y natural en proyectos productivos que generen beneficios a los habitantes del lugar. Esta es una vía que permite la conservación de los bienes y a la vez una alternativa de desarrollo comunal.

Se brindan las siguientes recomendaciones:

  • Continuar con la evaluación del sitio para establecer la presencia de evidencia arqueológica adicional a la ya registrada y brindar recomendaciones sobre el manejo del terreno.
  • Apoyar la formación de la Asociación de Desarrollo Integral de Gallardo y la colaboración en procesos de formación y gestión patrimonial (parque, museo comunitario).
  • Evaluar las posibilidades de adquisición de los terrenos donde se encuentra el sitio por parte de la futura Asociación de Desarrollo Integral de Gallardo para asegurar junto con el Museo Nacional de Costa Rica la integridad del sitio y su adecuado manejo.
  • Coordinación con otras entidades y proyectos para el desarrollo de un plan de acción que permita la protección y gestión del bien cultural (IMAS, Ministerio de Trabajo, Caminos de Osa, Dirección de Cultura, INDER, MINAE, Cámara de Turismo, ACTUAR, etc.).

Por todo ello, el Arqueólogo Francisco Corrales Ulloa, ha denominado el Sitio Arqueológico Cantarero, como el segundo sitio más importante de la Región Brunca, solo superado por el Sitio de las Esferas de Piedra en Palmar Sur.1

Publicado en Post

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*