Salud Ambiental = Salud Humana

 Salud Ambiental = Salud Humana
Laura Robleto
Laura Robleto, Estudiante de Ingeniería Ambiental en el Instituto Tecnológico de Costa Rica (TEC) es la editora de la sección Medio Ambiente.   Comuníquese con ella al lau.robleto@gmail.com

MEDIO AMBIENTE


¿Si entendemos bien que la salud ambiental está directamente relacionada con nuestra propia salud, por qué es tan difícil entender que el deterioro de esta, significa el deterioro inmediato de la otra?

La protección del ambiente y el deterioro de la salud ambiental son  temas que están de manera constante en las mesas de discusión. El cambio climático, la degradación de ecosistemas y la pérdida de especies no son un secreto.  El problema es que asumimos esa degradación como si estuviera pasando en otro planeta, como si fueran personas en otro lugar las que recibirán las consecuencias de este deterioro.

Presentación11Actualmente, la Organización Mundial de la Salud (OMS) propone: “La salud ambiental . . . engloba factores ambientales que podrían incidir en la salud y se basa en la prevención de las enfermedades y en la creación de ambientes propicios para la salud.”

No es justo ahora, que nos damos cuenta que nuestra salud depende y se afecta con la salud del lugar en que vivimos.

Hace unos 2.500 años Heráclito de Éfeso, dijo “La salud humana es un reflejo de la salud de la tierra.”

Y hace poco más de doscientos  años Napoleón Bonaparte, compartía sus secretos para la buena salud: “Agua, aire y limpieza son los principales artículos en mi farmacia”.

En la actualización de este año de su informe: Ambientes saludables y prevención de enfermedades, la OMS revela que en 2012 perdieron la vida alrededor de 12,6 millones de personas por vivir o trabajar en ambientes poco saludables.  Esto representa casi una cuarta parte del total mundial de muertes.

La contaminación del aire, el agua y el suelo, la exposición a productos químicos, el cambio climático y la radiación ultravioleta, contribuyen a más de 100 enfermedades o traumatismos.

Según el Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente (PNUMA) “la contaminación atmosférica, la gestión inadecuada de los productos químicos y los desechos, la mala calidad del agua, la degradación de los ecosistemas, el cambio climático o el agotamiento de la capa de ozono, son sólo algunos ejemplos de fenómenos que plantean una amenaza importante para la salud humana, tanto por separado como en conjunto.”

1

virusLa contaminación atmosférica constituye en la actualidad el principal riesgo de salud ambiental a nivel mundial. Reduciendo la contaminación atmosférica se podrían salvar millones de vidas. Son 3,7 millones de muertes anuales las que están relacionadas con la contaminación del aire en exteriores, contaminación causada mayormente por el transporte, la producción de energía y la industria.

El uso de productos químicos peligrosos afecta principalmente a las personas que además viven en pobreza, como consecuencia de sus trabajos, la falta de conocimiento sobre la adecuada manipulación de productos químicos y los efectos reales de estos en la salud.  Entre las causas de enfermedad y muerte se cuentan la exposición a plaguicidas y otros agroquímicos. Los trabajadores pueden llevar sustancias peligrosas a la casa en la ropa, el cuerpo o las herramientas. Sin darse cuenta exponen a sus familias a estas sustancias que afectan su salud. Eso también puede ocurrir cuando la casa y el lugar de trabajo no están separados, como ocurre en las granjas.

Muchas personas utilizan y desechan compuestos peligrosos al medio ambiente sin tener información, capacitación o responsabilidad para hacerlo, de manera que el ambiente se ha convertido en un depósito de compuestos tóxicos que han alterado gravemente los ecosistemas y las comunidades humanas.

alimentoLos alimentos para consumo humano y animal se producen y se consumen con sustancias que son dañinas para la salud y potencialmente carcinogénicas, como los pesticidas, sin que se tenga una certidumbre del tipo y de la concentración que alcanzan estos compuestos en los alimentos o el agua.

La degradación de los ecosistemas tiene múltiples efectos perjudiciales sobre la salud humana, pero uno de los efectos más visibles es la desnutrición, debido al deterioro de la seguridad alimentaria. Aproximadamente un 45% de todas las muertes infantiles están relacionadas con la desnutrición.

Las enfermedades relacionadas con el agua son muchas y todas fáciles de prevenir. Ente las más comunes el dengue y las enfermedades diarreicas. Estas últimas representan más del 4% de las enfermedades en todo el mundo y constituyen la segunda causa de muerte entre los menores de cinco años.  El 90% de los casos están relacionados con la contaminación ambiental o la falta de acceso a agua potable y saneamiento.  Otro gran problema para la salud lo causa la salinización de acuíferos sobreexplotados, sobre todo en zonas costeras. Según un estudio reciente, la salinización provocaría hipertensión y pre-eclampsia (causa de muertes maternas, muertes al nacer, muertes neonatales y toda una serie de discapacidades neurológicas a largo plazo).

semana del árbol

Hace falta que se informe a la comunidad de que la contaminación ambiental es un problema grave.  Que las consecuencias del descuido ambiental en el pasado  las estamos padeciendo ahora. Hace falta que las poblaciones humanas reflexionen activamente,  si no hay una mejora en la salud ambiental, basada en cambios en los procesos de desarrollo, industrialización y hábitos de transporte, alimentación y de desecho,  cada vez que respiramos, comemos o tomamos agua estamos incrementado nuestro riesgo de enfermar y morir por causa de la contaminación del ambiente.  Lo peor es que es culpa nuestra.

Es que estamos viendo la contaminación y el deterioro ambiental como resultados normales del desarrollo. Estamos acostumbrados a la destrucción del medio ambiente como un efecto esperable de nuestra existencia. Y no. No tiene que ser así. No es necesario enfermarse, ni enfermar al medio ambiente para generar desarrollo.

Lo que pasa es que por siglos hemos ido como especie, heredando el problema a la siguiente generación, y a la siguiente y ya a esta generación le toca resolverlo. Así es, ya no podemos heredar el problema y esperar que los hombre y mujeres del futuro enmienden nuestros errores. Porque nosotros somos esos hombres y mujeres y ya no va a quedar mundo para heredar a la próxima generación.  Y con estos datos de enfermedad y mortandad al parecer tampoco va a quedar gente para heredarle el problema.

Debemos  ser responsables de la contaminación que generamos. Y nos toca además, corregir el desastre causado especialmente desde la revolución industrial, cuando los humanos empezamos a actuar como si el mundo fuera infinito y los recursos naturales inagotables.

Debe ser parte de cada proyecto el componente de prevención, la medición de la capacidad del ecosistema para auto depurarse. Existe ya la tecnología para calcular cuánto se puede explotar un ecosistema y cuánto hay que devolverle para que no se enferme y no nos enferme.

Para reducir las enfermedades relacionadas con el agua se debe recurrir a la restauración de cuencas y una mejor gestión de las aguas residuales.

Además “una gestión sostenible de la tierra y de los bosques, conservación y restauración, puede ayudar a proteger y mejorar la biodiversidad y los servicios de los ecosistemas.”   Esto genera una mejor infiltración de la lluvia, aumento de almacenamiento y disponibilidad de agua, que influye en la seguridad alimentaria que a su vez ayuda a disminuir la desnutrición. “Estas actividades de restauración también contribuyen con un medio ambiente limpio y saludable que propicia la realización de actividades culturales, recreativas y sociales importantes para nuestra salud mental, así como para el crecimiento económico para las poblaciones y las empresas locales.

Presentación1Mucho se ha dicho sobre las miles de especies de plantas y animales que debido a la actividad humana están extintas o en riesgo de desaparecer. Hay muchas campañas para preservar estas  especies que están en riesgo.  ¿Pero cuántas personas tienen que morir por cáncer y otras enfermedades horribles, cuántas personas tienen que vivir con una salud deteriorada?

¿Hasta cuándo el ser humano iniciará una campaña para la preservación de la especie humana?

Imagen2

Fuentes citadas:

Ambientes saludables y prevención de enfermedades: Hacia una estimación de la carga de morbilidad atribuible al medio ambiente. OMS, 2016.

Agenda de desarrollo post 2015 disponible en http://www.unep.org/post2015

Publicado en Post

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*