Parque Nacional Corcovado mejora sus servicios

72580ae8-7429-4b73-aa9d-83e46ef38e6f

 Jeison Samudio

Jeison es colaborador del periódico el Sol de Osa  jeison@soldedosa


SUCESOS


El Parque Nacional Corcovado otorgó el permiso para brindar los servicios esenciales por los próximos tres años a la Asociación de Desarrollo de Carate, conocida como ADI Corcovado.

Los servicios son de alimentación y hospedaje que en una primera parte están funcionando desde el 15 de enero en la Estación Sirena.

Desde que los edificios de las diferentes estaciones, La Leona, Sirena y San Pedrillo fueron hechos completamente nuevos, se estaba a la expectativa sobre quien iba a ser otorgado el control de los servicios esenciales; al final el gobierno decidió que la mejor opción era dar esta tarea a la ADI Corcovado.

Pero, ¿cuales son los cambios que hay? Antes para entrar al parque y acampar era necesario que cada turista llevara su propia comida ya que no se ofrecía el servicio. Esto aumentaba notablemente el peso de las maletas en caminatas de hasta ocho horas. Además se acampaba de una manera rústica en colchonetas poco cómodas. Los turistas o sus guías tenían que poner la ropa de cama y el mosquetero ya que estos no se brindaban en sitio como parte de la boleta de admisión u hospedaje.

Hoy en día, el turista puede disfrutar su travesía por Corcovado y llegar a Sirena donde podrá comprar comida y pagar ahí mismo con su tarjeta de crédito. De antemano se requiere reservar la boleta de entrada y hospedaje, pero no se tienen que pre-pagar comidas. A la hora de dormir contará con un colchón en un camarote, ropa de cama limpia y un mosquetero.

En esta primera parte estos servicios se están ofreciendo solamente en la estación de Sirena pero se estarán extendiendo a San Pedrillo y la Leona en los próximos meses.

Según Adrián Morales, secretario ejecutivo de ADI Corcovado, “lo que se ha implementado es básicamente un restaurante con un servicio estándar para la comodidad de los visitantes; hay un chef profesional a cargo de crear y mantener un menú con una dieta balanceada y necesaria para el entorno.” Agrega también, “los camarotes han sido diseñados especialmente para la estación así como los colchones que vienen cubiertos de material impermeable para que puedan sobrellevar las condiciones de humedad.”

Para el presidente de la Asociación de Guías Conservacionistas de Puerto Jiménez, Oscar Cortés, es lo mejor que le ha podido suceder a Corcovado. “El servicio al cliente mejorará sustancialmente, los precios nos parecen correctos y justos. Sirena está muy lejos y hay que tener trabajadores a tiempo completo; se genera trabajo a gente local.” Para Cortés el impacto ambiental será muy bueno puesto que a los turistas y guías no llevar comida la reducción en las bolsas plásticas de supermercado y otra basura como el estereofón tanto en Sirena como en los senderos será sustancial.

Y es que el proyecto ha contado con crítica por los precios ya que una noche costará $30 dólares americanos y una cena $25.

Según Adrián Morales, los precios que cobran no son abusivos y hasta son más baratos que en otros parques nacionales. Hay que tener en cuenta que para llevar los suministros hasta la estación se requiere de una gran logística, y deben llegar vía marítima o aérea lo que incrementa el costo de operación.

ADI Corcovado tiene el plan de generar más de 20 puestos fijos de trabajo en las estaciones, y su idea es utilizar al máximo los recursos que se puedan aprovechar en la península, como por ejemplo comprar legumbres, vegetales, frutas y otros suministros a productores de la zona. Al ser una asociación sin fines de lucro esperan invertir en proyectos que beneficien a todas las comunidades aledañas y no solo a la de Carate.

A los guarda parques estos cambios le sientan muy bien pues podrán enfocar sus labores en la rutina diaria del cuido del parque y no de estar pendiente de los turistas. En una visita realizada pudimos constatar que el personal de guarda parques en Sirena se encuentra muy motivado con estos cambios.

También en la visita a Sirena pudimos acompañar a varios peones quienes colaboraban en la titánica labor de llevar suministros via panga desde Bahía Drake hasta Sirena. Eran más de 15 personas descargando un camión y movilizando todos los alimentos a las pangas entre el oleaje y la pericia de los pangueros para mantener el bote en el agua.

Luego de aproximadamente una hora y media de viaje por el Pacífico la labor se hacía a la inversa, solo que esta vez porque la marea estaba subiendo, era mas complicado el desembarque de productos a la playa, que luego fueron llevados al hombro a la estación a un par de kilómetros. Al final del día como a las 10 de la noche se pudo terminar de llevar todos los suministros, una logística que empezó a las 6 de la mañana en Drake.

Según Cortés, quien ha visitado en varias ocasiones el PNC desde el cambio, referente a los nuevos servicios ofrecidos el turismo internacional y costarricense, el cambio en las facilidades para visitar las ares silvestres protegidas administradas por el estado trajo mejor comunicación, mayor información y satisfacción del visitante, y una agilidad en el rapidez y la calidad del servicio en general. La capacidad de aceptar pagos en efectivo y mediante banco y tarjeta de crédito, les libera a los guías acompañantes de turistas de responsabilidades tales como transporte de alimentos en la espalda y preparación de los mismos en condiciones no higiénicas. Además los derechos de camping por muchos años el MINAET los cobró y no brindó el servicio de una forma consistente. Ahora el alojamiento es limpio, higiénico, respetuoso, tranquilo y ordenado tal y como en el pasado no fue así. Aunque algunos añoran regresar, la evolución de la economía y el desarrollo de la industria del turismo en nuestra región no lo permiten. Un asunto importante, la nueva administración de Sirena brinda nuevos puestos de trabajo a costarricenses y genera pago del 13 por ciento, cosas que otros no pagan, incluyendo los lujosos albergues de la región Golfo Dulce, Puerto Jiménez y Bahía Drake


Publicado en Post