La virtud del egoísmo

 1-2  

La virtud del egoísmo

Rafael Dovale

                                      Rafael Dovale Fernández de la Vega  es colaborador del Periódico  Sol de Osa

SOCIEDAD Y CULTURA


Ana Luz Vega Morales es egoísta. Lo es porque apasionadamente busca la manera de que ella se sienta bien. Pero el suyo es el mejor y más alto de los egoísmos. Lo que la consume de placer es ayudar a los pobres y a los menos afortunados.

—Mis padres se dedicaban a la caridad—me dijo Ana el día que vino a que la entreviste. —Mi padre era predicador y mi madre ofrecía su propia casa para albergar y alimentar a los pobres.

Los ojos de Ana son de color claro, intenso y difícil de clasificar y cuando habla de los pobres se encienden de algo interno y resuelto.—Cuando estaba en Piro, recuerdo que cuando yo era pobre y necesitaba ayuda alguien bondadoso me ayudó, lo cual nunca olvidaré y me tocó profundamente.  También mis padres me enseñaron a amar a los pobres y a sentirme bien en el acto de dar y amar sin renuencia.

20160213_170239

La familia Yesenia Cedeno Fernandez. 100 metros oeste del Bar Los Amigos en La Palma. Tel: 8777-7555.

Hablamos por un rato de la pobreza. Existe un nivel de pobreza que es una vorágine sin salida. Hay pobres que ni tienen para comprar el billete de bus, o los zapatos, o hasta un lápiz para ir a la escuela, donde la educación les puede ayudar a vencer algún día su miseria. Hay pobres tan pobres que tienen que comprar todo en unidades en vez de en volumen, resultando todo más caro. Hay pobres que todo dinero que les cae, lo tienen que invertir en su alimento y por ello carecen de todo lo demás. Pobres para los cuales enfermarse significa casi una sentencia de muerte porque no tienen ni como acudir a la ayuda profesional o la salubridad estatal. Pobres que renuncian su dignidad y recurren a la prostitución.

20160213_161926

La familian de Randal Brenes. 400 metros al norte de la Fuerza Publica de La Palma. Tel: 8663-5005.

Ana vive en Matapalo con su esposo Walter Vivas Quirós.  Cuidan la finca Clotos del Norte al lado este de Casa Verde.—Hemos recibido ayuda y donaciones de muchos extranjeros, por lo cual estoy muy agradecida.  Pero no basta la ayuda de los extranjeros. Todos tenemos que contribuir si no con dinero con donaciones sin que importe lo humildes que parezcan, zapatos viejos, trastes viejos de cocina colchonetas, ropa de cama y ropa que ya no se usa, cubiertos, lo que sea.

—Hay como quince familias pobres que conozco en la península. Tres en Jiménez, una en Gallardo, una en Cañaza, una en Monterey y una en Ñeques. En Matapalo hay dos indígenas y en La Palma hay cuatro. Quisiera actuar como un puente de donaciones para estos pobres o si bien los donantes quieran contactar a las familias directamente, les puedo brindar las direcciones de donde viven si me llaman al 8597-3396.

—¿Tienes algún último mensaje para los lectores, Ana?

—Sí—me dijo con convicción en sus ojos. —El que siembra escasamente, también segará escasamente, y el que siembra generosamente, generosamente también segará. 2 Corintios, capitulo 6, versículo 8.

Ana y

Ana con la familia de Carolina en La Palma, Playa Colibri. Al llegar a la playa, la primera casa mano izquierda. Tel: 8914-9206

 

 

 

 

Publicado en Post

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*