La Importancia de la Conservación del Golfo Dulce

11948212_969733279713678_2143768765_n

La Importancia de la Conservación del Golfo Dulce

Tamar Mora

 

Tamar Mora es diseñadora gráfica trabaja para Sol de Osa, puedes contactarte con ella al tamar@soldeosa.com


MEDIO AMBIENTE


12698689_10153931533556617_5587513345376969998_o

Foto: Alberto Robleto. Aventuras Tropicales

El Golfo Dulce es denominado como un fiordo tropical por ser una estrecha entrada de mar con profundidades que llegan hasta los 215 metros (705 pies) además de ser uno de los únicos 4 fiordos tropicales que existen en el mundo junto con el Golfo de Cariaco en Venezuela, la Bahía Darwin en Galápagos, y Bahía Kaoe en Indonesia.

cocos ridgeLas aguas de este golfo ubicado en el Pacífico Sur de Costa Rica son tranquilas, lo suficiente para que un día con poco viento se conviertan en un espejo gigante, rodeado de algunos de los paisajes más hermosos de Costa Rica—el Parque Nacional Piedras Blancas y la Reserva Forestal Golfo Dulce aportando algunas de estos—además de albergar el 21.5℅ de las especies marinas del Pacífico de Costa Rica.

El Golfo Dulce presenta una circulación de agua restringida de forma similar a los fiordos de latitudes altas con una renovación lenta de aguas profundas por la intrusión ocasional de densas aguas de subsuelo, además de ser una cuenca anóxica (sin oxígeno) a partir de los 100 metros de profundidad, lo que implica que los procesos comunes de oxidación de materia son ausentes.

Sus aguas cálidas están asociadas con cerca de 200 hectáreas de ecosistema de manglar por ríos que desembocan en el golfo.  Aunque este presenta un entorno aparentemente oligotrófico (nutrientes empobrecidos) alberga una sorprendente y variada mega fauna como lo son las poblaciones de cetáceos y tiburones, ambos a gusto en estas aguas.

Las ballenas, tortugas y tiburones utilizan el Golfo Dulce como una sala de maternidad ya que posee aguas cálidas perfectas para traer sus crías al mundo y con suficiente alimento para sustentar sus necesidades alimenticias.  En el caso del tiburon martillo (Sphyrna lewini) permanecen en el golfo durante sus primeros años de desarrollo.

Marcaje de Tiburones Martillo - Foto: La Nacion

Marcaje de Tiburones Martillo – Foto: La Nacion

El Centro de investigación de Cetáceos ha logrado identificar varias especies de ballenas y delfines en el golfo, y entre ellos figuran prominentemente las ballenas jorobadas (Megaptera novaeangliae) que migran desde los altos latitudes tanto del hemisferio norte como el sur para parir y copular.  Sin embargo las del sur son más notorias en ámbitos de abundancia e ingresan al golfo durante la época de invierno en los meses de agosto, septiembre y octubre.

Los tiburones martillo migran desde la Isla del Coco una vez al año hacia el golfo de abril a julio, a través de una cordillera subacuática que los conduce hasta este sector de Costa Rica para tener sus crías.  Generalmente buscan las desembocaduras de los ríos por sus fondos lodosos y por la facilidad de encontrar alimento.  Hace 5 años que la organización conservacionista  Misión Tiburón ha estado trabajando en el Golfo Dulce mediante el marcaje de tiburones martillo para su monitoreo en búsqueda de protección y salvación de la especie.

Se les colocan marcas acústicas para saber de movimientos y residencias en diferentes hábitats; estas marcas son captadas por receptores marinos instalados en diferentes lugares en el fondo del mar.  El Golfo Dulce cuenta actualmente con 12 receptores, además de los que fueron instalados en la Isla del Coco, Isla del Caño, Islas Murciélagos y otros sectores del país lo cual representa una red de puntos de monitoreo de individuos.

La organización Misión Tiburón ha señalado el Golfo Dulce como un punto estratégico y de alta importancia para esta especie ya que aquí residen los recién nacidos, que posteriormente se trasladarán a la Isla del Coco.

La península de Osa y el sur de Costa Rica son lugares de vital importancia para la perduración de miles de especies tanto terrestres como marinos, desde insectos hasta ballenas, desde aves hasta tortugas.  Cada uno de los ecosistemas que componen nuestra región es importante para la vida no solamente local sino de todo el mundo, un mundo al que ya no le queda demasiado para dar y del que todos somos integrantes y personalmente responsables.

 

 

Publicado en Post

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*