Este Puente Puede Salvar Vidas

La Península de Osa es la última frontera de Costa Rica. Su aislamiento y su lejanía también ayudan a proteger los sorprendentes recursos naturales de la zona de los grandes inversionistas. Sin embargo, esta lejanía y aislamiento también son un gran reto para quienes viven en estas comunidades. La falta de servicios tales como educación, salud, comunicaciones y transporte ponen a prueban a los que viven en la zona. Con condiciones socio-económicas mínimas, las poblaciones locales no tienen más opción que utilizar y abusar de su entorno natural para subsistir.

Uno de los grandes desafíos que enfrentan es el río Drake. Este río está situado entre las comunidades de El Progreso y Agujitas y carece de un puente. Durante la mayor parte de la estación lluviosa el nivel de agua de este río hace imposible el paso de personas y vehículos, dejando a la comunidad de El Progreso completamente aislada.

Todas las personas de las comunidades del distrito de Bahía Drake necesitan cruzar este río. Este río se interpone entre ellos y los servicios básicos como la clínica local y la escuela secundaria. Además, muchas personas de esa área deben hacer su camino todos los días con el fin ir a trabajar, ya que la mayoría de las oportunidades de empleo se encuentran en la comunidad de Agujitas. Las personas de la comunidad de Los Ángeles deben ir diariamente a El Progreso para comprar comida, sitio donde se encuentra la tienda de comestibles más cercana. Además, todas las comunidades del interior como Rincón de San Josecito, Caletas, Los Planes, Agujitas deben cruzar este río, ya que es el único camino que conecta a estas comunidades.

Por lo tanto, la construcción de un puente colgante que permita a personas y a motocicletas cruzar ese río de manera segura, permitirá tanto el acceso a servicios básicos como el mejor desarrollo de estas comunidades rurales en situaciones desfavorecidas.

Es de esta manera en que la Fundación Corcovado, en conjunto con miembros líderes de la comunidad, ha decidido construir este puente. Con fondos de la Fundación Interamericana, la Fundación Corcovado pudo contribuir con ¢5,000,000 en materiales, la comunidad donará su tiempo y mano de obra por un valor aproximado de ¢7,500,000, el Hospital Clínica Bíblica donó la elaboración de los planos y diseños y el ingeniero Heiner Castillo está apoyando el desarrollo de la obra, pero todavía necesitamos ¢7,500,000 más en materiales.

¿Cómo puede ayudar?

  1. En este momento estamos recolectando 300 sacos de cemento que se requieren para comenzar con las beses. La Fundación Corcovado ha iniciado una campaña en Facebook en donde se invita a las personas a apoyar la compra de 1 saco de cemento. Las personas pueden contactar directamente con la Ferretería Cerro de Oro al teléfono 2735-1302 y comprar el saco de cemento a ¢6,950. ADEMÁS, por cada saco de cemento que se venda para este proyecto, la ferretería donará un pequeño porcentaje para obtener más sacos al final.
  2. También puede hacer una donación a través de nuestra página web en https://ssl.amerisol.com/corcovado/new/donate.php y especificar que la donación es para el proyecto del puente peatonal.

 

Publicado en Post