Destino de la Madera en Osa

 

 n

 Vanessa Quirós

Vanessa es la gerente de reservaciones de Osa Corcovado Tour and Travel y la editora de El Sol de Osa.  Escríbele al correo editorial@soldeosa.com

 


SUCESOS


A pesar de su extensión relativamente pequeña, la Península de Osa cuenta con bosque lluvioso, humedales y manglares costeros, bosque primario y bosque nuboso de montaña,  bosque secundario en múltiples etapas de reforestación, y hasta plantaciones silviculturales que incluyen melina, palma africana, teca,  y otras especies.  Además del famoso parque nacional Corcovado con 45.757 ha terrestres y 5.375 ha marinas, la península también alberga la Reserva Forestal Golfo Dulce con 25.000 ha y colinda con el Parque Nacional Piedras Blancas con sus 14.153 ha.  Los cuales tomados como un solo, el área contigua protegida es la más grande de Costa Rica, contando con el 2,5% de la biodiversidad global, ganándose el reconocimiento por National Geographic como “el área biológicamente más intensa del mundo.” Hogar de 350 especies de aves, 150 especies de mamíferos, más de 100 especies de reptiles y anfibios y unas 5500 de insectos, es casa a un número desconocido de especies que no se han catalogado científicamente y muchas más especies, tanto de flora como fauna, endémicas a la región, que no existen en otras áreas.

Fotografía Por: Juan José Jiménez Espinoza. Ingeniero Forestal

De las 700 especies de árboles en la Osa, 12 han sido declaradas en veda y 40 como especies amenazadas.  Son 32 las especies de árboles y plantas que se consideran endémicas, entre las cuales se pueden contar el cara de tigre, una madera amenazada que es muy popular entre constructores para postes llamativos.  A pesar de planes de manejo que sí permiten la extracción legal de madera por ciertas entidades en modestas cantidades y determinadas especies, la mayoría de la madera cortada y aserrada es de índole ilegal.  De la cual se estima extra-oficialmente que el 80% de la madera ilegal en Osa es vendida y utilizada en la misma Península de Osa por construcciones privadas, tanto comercial como residencial.

Por lo tanto, sí existe la percepción de que empresas y asociaciones vinculadas con la conservación, turismo, y desarrollo supuestamente sostenible, son consumidores de estas maderas tanto de forma consciente, ya que es difícil pensar que los mismos defensores no sepan lo que están manejando, como potencialmente inconsciente, ya que suplidores tienen una amplia fachada que  hacen aparentar que una madera cumple con los permisos cuando muchas veces es todo un invento y la madera es ilegal.  Sin embargo,  dejarse llevar por un vendedor de pocos escrúpulos no es una excusa legal para el desarrollador que hace uso de maderas ilegales en sus construcciones.

Las especies más afectadas, son las más valiosas como por ejemplo el manú, manglillo, cristóbal, nazareno, ron ron, cedro de varias especies, y cara de tigre, entre otros.

Según nos explica el Ingeniero Forestal y Administrador de la Reserva Forestal Golfo Dulce, el Lic. Juan José Jimenez, que madera ilegal llega a manos del MINAE de dos maneras:  1) Por decomiso: Cuando encuentran a alguien cometiendo el delito, esta madera es almacenada hasta que el juicio del caso tenga una sentencia firme, un proceso que bien puede tardar hasta seis años; y 2) Por hallazgo:  Tucos que se encuentran abandonados, y quienes cometieran el delito  huyeron del lugar ante la llegada de las autoridades o no se encontraban ahí por diferentes motivos, esta madera es declarada por un juez forestal como madera de hallazgo y de acuerdo a la Ley Forestal 7575 se puede disponer de ella por varios medios, mediante donaciones a escuelas en su gran mayoría.

Las maderas decomisadas pueden ser compradas de forma legal en remates judiciales.  El dinero recaudado se deposita a una cuenta judicial para responder como la madera misma en el juicio en caso de que el imputado sea declarado inocente por un juez forestal; sin embargo es una práctica poco común, por temor a represalias por parte de los imputados.

Actualmente los árboles sembrados para reforestación con fines comerciales son melina y teca únicamente; sin embargo la UNA (Universidad Nacional) está realizando ensayos en la zona con amarillón y manglillo, los cuales podrían ser alternativas para siembra y aprovechamiento económico de la comunidad.

Es importante destacar que se pueden sembrar árboles para su aprovechamiento en un plan supervisado.  Son tres los requisitos: propiedad inscrita, una distancia de por lo menos 15 metros de quebradas y ríos, y  de por lo menos 100 metros de alguna naciente de agua reconocida.

Nos recalca el Lic. Jiménez la importancia de la educación ambiental para toda la comunidad y en especial para los niños, nuestras futuras generaciones y como medio del inicio del cambio en actitud.  A la vez nos hace también un recordatorio y fuerte llamado a dueños de fincas, dueños de aserraderos y consumidores a fortalecer su código de ética y su forma de desempeñar sus negocios forestales.

En el mundo hay dos materias primas que no solo no bajan de precio y que van de la mano una de la otra que son el Agua y el Bosque, sino que también son indispensables para todos.

 que fortalece las debilidades que el turismo puede representar Costa Rica es el único país en Centroamérica que tiene un modelo de ¨Contaminación compensada¨ esto se traduce en un impuestos sobre los combustibles cuyo fondo es destinado a la conservación de la naturaleza y se financia el proyecto de pagos por servicios ambientales y así tratar de contrarrestar los efectos contaminantes que se producen.

11156386_10205374505175890_5247618473210416763_n-1

Fotografía Por: Juan José Jiménez Espinoza. Ingeniero Foresta

Pago por servicios ambientales, este proyecto es administrado por la FONAFIFO, es un incentivo económico pagado a los propietarios y poseedores de bosques y plantaciones forestales por su conservación.

Se trabaja en un proyecto llamado canje de deuda por naturaleza tema que muy amablemente Juan Jose nos desarrolla más ampliamente en su aporte para esta edición.

Dado que el turismo se ve afectado por la temporada baja (época lluviosa), y es también  sensible a las crisis económicas en otros países, por lo tanto Juan Jose opina que se debe apostar en estas zonas a el agroturismo que fortalece las debilidades que el turismo puede representar, pero también es cierto que no todas las propiedades son aptas para el turismo ni todos los dueños son aptos para esa industria.

Publicado en Post

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*