Desaparición en Corcovado: La Otra Cara

72580ae8-7429-4b73-aa9d-83e46ef38e6f Desaparición en Corcovado: La Otra Cara

Jeison Samudio

 Jeison es colaborador del periódico el Sol de Osa  jasonsame80@gmail.com 
13318997_1113152938705044_1827953483_n

José Francisco Fallas Rojas y Jeison Samudio Mesén

Por dos años el Parque Nacional Corcovado y la Península de Osa han estado envueltos en la polémica sobre la desaparición de  Cody Dial en 2014, cuando al parecer el estadounidense ingresó ilegalmente a Corcovado y nunca se supo más de él.  Dimes y diretes, acusaciones y hasta la cadena internacional National Geographic  buscaron soluciones de un misterio que el poder Poder Judicial trató siempre como un caso de desaparición.

La historia es más que conocida en la zona, el joven norteamericano tomó un tour con José Fallas por las montañas  y luego de su aventura regresaron a Puerto Jiménez donde se hospedó en el hostel Cabinas The Corner.  Después Dial  decidió—supuestamente—tomar una aventura más por el Parque, solo que esta vez bajo su propia responsabilidad y solo, confiado en sus experiencias anteriores por la jungla.  Saló del hostel, dejando una mochila grande en la bodega mientras andaba en su gira  y fue la última vez que se supo oficialmente del muchacho algunos oreros de la zona, y un guía turístico de Dos Brazos aseguraron verlo en las cercanías del Río Tigre, algo imposible de probar, pero respaldado por mas de un relato de evidencia testimonial.

A pesar de los esfuerzos de diferentes entidades como Cruz Roja, el Servicio de Vigilancia Aérea, guarda parques, voluntarios,  policías y muchos más, no fue posible dar con el paradero del joven desaparecido. Fue aquí donde el padre de Dial decidió seguir con su búsqueda y empezaron las especulaciones sin evidencia o base sobre un asesinato dentro del Parque Corcovado. Todo esto sin un fundamento legal ya que las autoridades nunca encontraron pruebas para tratar el caso como un homicidio y excepto el testimonio visual del guía Jenkins, no existía evidencia que el muchacho llegó hasta el parque, o por lo menos su lindero.  De por si, por evadir el permiso de entradas, el nombre Cody Dial no aparece en el registro oficial de los visitantes al parque.

En el mes de mayo  estreno la mini-serie Missing Dial, producido por la cadena internacional Nat Geo en colaboración con los padres del muchacho desaparecido, los Senores Roman y Peggy Dial, de Alaska.  El documental estrenó el 22 de mayo y el segundo de seis episodios se dio siete días después.  Es en esta miniserie donde esta cadena trata de ridiculizar el sistema judicial costarricense y habla de la Península y los oreros como una zona donde se alega la posibilidad de esclavitud humana para excavar oro y un rincón del mundo donde pasan cosas terribles ya que la gente anda armada y es muy peligrosa.

Al mismo tiempo buscan responsables por la desaparición, y es aquí donde toma relevancia José Fallas, que es el más juzgado por la cadena y por los chismes que surgieron del intenso periodo de investigación y filmación.  El programa busca hacerlo a Fallas—conocido localmente por su apodo Pata de Lora, confesar el asesinato y dirigir oficiales al lugar donde enterró el cuerpo de  Cody  Dial.

Según Fallas, los productores trataron de que el demande a otras personas de la península, con el claro fin de crear más conflicto sobre un asunto que las autoridades costarricenses mantenían como una desaparición.  El motivo de esto, según Fallas, habría sido para que oreros del Rio Carate acusen a los del Rio Tigre y vice-versa de un teorico crimen que parece que nunca tuvo lugar.

El caso ha dado un giro ahora que aparecieron las pertenencias de  Cody Dial junto a restos óseos con altas probabilidades de ser los del Joven.  Sol de Osa entrevistó a Fallas  para escuchar su versión de la historia y conocer más detalles sobre los  documentales de televisión donde él figura como protagonista villano. Sus declaraciones son tenaces y nos cuenta desde cómo fue manipulado para hablar y hasta alega tortura para que dijera dónde estaba el cuerpo de Dial.  La entrevista completa se puede ver en nuestro sitio web, http://news.soldeosa.com

Fallas nos cuenta como según él, ha sido el chivo expiatorio de esta situación, inclusive nos relata de como su vida cambió y por dos años ha sufrido el rechazo y juzgamiento por parte de muchas personas en la península además de la falta de trabajo al verlo como el responsable de la desaparición. Con lágrimas en sus ojos expresa la felicidad de cuando su madre llega corriendo a darle la noticia de la aparición en Corcovado y su reacción ante estos exculpatorios hallazgos.

Presunto femur de Cody

Presunto femur de Cody

Él va más allá y hace declaraciones muy fuertes sobre  Nat Geo y la forma en que manipulan la participación de los testigos, también de como recibieron promesas de pagos por sus declaraciones y que muchas de estas promesas no se dieron una vez terminadas las filmaciones.   También alega que fue golpeado mientras se encontraba en custodia policial por personeros de la Fuerza Pública nacional.

Ahora el caso está siendo investigado por las autoridades costarricenses de manera seria y no por supuestos especialistas de la cadena de televisión que claramente están montando su show sin importar el daño que están haciendo a una región donde el turismo es el pan de cada día y donde los ciudadanos merecen algo mayor que ser vilmente acusados por serios crímenes sin el menor rasgo de evidencia.

Ya son muchas las quejas que han llegado hasta nuestra sala de redacción con relación a los documentales, puesto que dan una mala imagen a la península.  No queda más que tratar de hacer llegar sus quejas directamente a la cadena de televisión y esperar por los resultados oficiales del Poder Judicial y comparar los resultados con los de los investigadores norteamericanos, al final el tiempo dará las respuestas necesarias para que este asunto se cierre de una vez por todas.

Algo importante para rescatar de todo esto es que es necesario visitar nuestro hermoso Parque Nacional Corcovado con un guía certificado, debidamente permitido por las autoridades, y permanecer entre los senderos oficiales del parque.   Así apoyar la economía local y respaldar las tareas difíciles de los guardaparques que brindan protección al bosque y seguridad a sus visitantes y de esta forma normal y correcta poder disfrutar de la increíble naturaleza que tenemos en la Península de Osa.

293970_cody2

Pertenencias