Control de Tráfico Marino en Defensa a la Ballena Jorobada.

 12170172_991129354240737_1777046774_n  

Control de Tráfico Marino en Defensa a la Ballena Jorobada.

David Herra Miranda

David Herrera Miranda es Vicepresidente del Centro de Investigación de Cetáceos Costa Rica (CEIC) es biólogo marino con énfasis en Cetáceos y tiene un bachillerato en manejo y conservación de recursos, actualmente se encuentra cursando un diplomado en Oceanografía, puedes contactarlo a davidceic@gmail.com

TURISMO, Ifigenia Garita


1

 

El Golfo Dulce, denominado por el celebrado oceanógrafo Jacques Cousteau como uno de cuatro fiordos tropicales del mundo, es la cede de una abundancia de biodiversidad marina y el sujeto de numerosos estudios científicos.  Cuenta con múltiples especies de delfines, visitas anuales del tiburón ballena, tortugas por doquier, y un sinfín de especies ictiológicas.  El décimo  golfo más profundo del mundo, posee cualidades fisicoquímicas únicas e importantes a nivel no solo de la productividad de su ecosistema local de aguas abiertas y vasta biodiversidad sino para la comprensión del entero pacifico tropical oriental y claramente un punto de enfoque científico y de protección ambiental perpetua.  Pero dejemos esas consideraciones por el momento para ahondar en la vitalidad del golfo para la ballena jorobada, una especie para la cual el Golfo Dulce tiene mayor historial hogareño que cualquier lector de este artículo o sus antecesores.  Con el aumento en tráfico marítimo humano, es necesario debatir normas de navegación marítima para velar por la seguridad corpórea de estos magníficos oriundos del Golfo.

2El Centro de Investigación de Cetáceos Costa Rica (CEIC) que trabaja en investigación con delfines y ballenas en el golfo desde el 2005 tiene como objetivo estudiar ¿qué áreas? del Golfo Dulce utiliza la ballena jorobada y  ¿para qué? las utiliza, y cuáles son las medidas que la sociedad pueda emplear para proteger estos majestuosos mamíferos?

La ballena jorobada (Megaptera novaeangliae) es una de las ballenas costeras más acróbatas y amistosas, que también se destacan entre los cetáceos por las migraciones más extensas que realizan anualmente a través de sus vidas de hasta cien años de longevidad.  Ballenas jorobadas  se reproducen  en aguas tropicales de temperaturas cálidas en ambientes costeras de menor de 200 metros de profundidad.  Así logran mayor protección para sus crías.   Pero se alimentan en las aguas frías de la Antártida y el Océano Árctico.  Alcanzan una longitud de hasta 19 metros  y un peso de hasta 40 toneladas.  Es el quinto más grande animal del mundo y la especie de mayor tamaño que visita el Golfo Dulce.  Hay dos poblaciones de jorobadas que se distinguen por preferir el hemisferio norte versus sur durante ocho meses del año, pero ambas poblaciones coinciden en regiones tropicales los restantes cuatro, convirtiendo el golfo en un de los pocos lugares con una gran abundancia de las peripatéticas jorobadas.


IMG-20151015-WA0008 IMG-20151015-WA0009


Durante años de monitoreo y estudios del CEIC, se ha logrado compilar un  registro de individuales que entran al golfo, la mayoría madres con crías, pero también machos en competición previa a el apareamiento.  Hemos catalogado registros de las canciones de  machos durante su cortejo y el apareamiento de sus parejas.  El golfo no forma solamente un área tranquilo y seguro para crías vulnerables sino también un ambiente de sexo cetacico, apareamiento y crianza para las jorobadas.

3 4

7Ahora el CEIC trabaja en expandir sus estudios de forma regional a la costa del Pacifico del país y afuera de él, aprovechando de la tecnología, incluyendo las marcas que se colocan en la espalda de la ballena en forma de dardo, el cual tiene un dispositivo GPS que por medios satelitales indica con mucha precisión su recorrido migratorio.  Para ampliar nuestro alcance el CEIC se ha unido esfuerzos con el Instituto Smithsonian, INCOPESCA, MOPT, y el MINAET para formar parte del estudio de análisis espacial y de agregaciones estacionarias por medio del marcaje satelital en diferentes partes del pacifico, en particular en Chile, Panamá, y Costa Rica, entre otros.  El propósito es conocer más de las rutas que usan estos animales y hasta donde llegan, para así tener un ordenamiento del tráfico marítimo regional y reducción de colisiones entre barcos y cetáceos, algo que deja como resultado un alto porcentaje de mortalidad y daño a estos animales.  De esta manera podemos formular directrices racionales para el tráfico barquero marítimo, con dispositivos de separación de rutas digitalizadas directamente en las cartas de navegación.  Se recomiendan rutas más allá de las 15 millas de la costa, zonas alejadas de toda área de mayor importante para la especie.   Estos resultados serán expuestos ante la Organización Marítima Internacional OMI el día 15 de Noviembre 2015, a celebrarse en Inglaterra.

 

6

 

Si bien es cierto que no tenemos un alto tránsito de embarcaciones de tamaño mercante en el golfo en la actualidad, podemos prevenir  futuros inconvenientes en vista de que este tránsito racionalmente  adquirirá mayor crecimiento.  De esta manera estamos asegurando proteger nuestras aguas costeras de cualquier accidente en donde pueda ver algún tipo de derrame de contaminantes, colisiones entre barcos y los habitantes mamíferos del ambiente y de por sí  beneficiar los recursos que las comunidades costeras exploten, tales como el turismo y la pesca.  Proteger y mantener la seguridad de las ballenas que visitan nuestras aguas es imprescindible no solamente para la salud poblacional de estas magnificas criaturas sino también las divisas económicas sustentables que producen las mismas para nuestras comunidades.

Publicado en Post

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*