Carate: Cercanía Remota

 

72580ae8-7429-4b73-aa9d-83e46ef38e6f  

Jeison Samudio

 

Jeison es Editor  del periódico el Sol de Osa  jeison@soldedosa

SUCESOS


efarinas2016-4

A unos 48 kilómetros de Puerto Jimenez, el caserío de Carate pareciera ser mucho más distante ya que es remoto y salvaje.  Increíblemente a pesar de su relativa cercanía, muchos habitantes de Puerto Jiménez y comunidades aledañas ni conocen Carate, curiosidad que le convierte a la región en el mejor secreto guardado de toda la Península de Osa.  Para los que no han conocido, lo que les espera es un pueblo pequeño pero único auténtico y por muchos motivos inesperadamente asombroso.

Carate puede tener como máximo una población de apenas cien habitantes y por ser una zona muy remota mantiene muchas particularidades.  De por sí es la única región poblada fronteriza con el majestuoso Parque Nacional Corcovado, en este caso mediante la entrada por el sector La Leona.  El desarrollo como comunidad es poco pero el desarrollo en conjunto por parte de sus habitantes es de admirar.

En el pueblo de Carate no hay un centro definido, y si el punto de referencia histórico es la Pulpería de Carate, también se podría decir que de hoy en día es la pista de aterrizaje ya que los dos tienen muchos años de existencia y están separados por meros metros uno del otro.  La pista se pavimentó hace pocos años y se encuentra en buenas condiciones para los vuelos privados que llegan y salen a diario.  Ha probado ser sumamente importante para el área como lo fue el noviembre pasado cuando las torrenciales lluvias imposibilitaron el acceso por la carretera y la avioneta fue la manera de llevar suministros a la zona.

Vivir aquí es un poco complicado si tomamos en cuenta que el pueblo más cercano es Puerto Jiménez a unos 48 kilómetros por carretera de lastre y con varios ríos sin puentes entre medio. No hay luz eléctrica del ICE ni señal de celular ni Internet al no ser por servicio satelital.  La electricidad que se consume es únicamente por fuentes alternativas, sea por generación solar o hidroeléctrica o por plantas de diésel, gasolina o gas.  Para lo que muchos de nosotros es común en la comunidad de Carate es un verdadero lujo.

Se va a empezar a construir la escuela primaria ya que de momento las clases se dan en la Iglesia, esfuerzo que va a requerir una inversión de 80 millones de colones y se realizará utilizando bambú para la construcción.    No puede hacer falta la plaza de fútbol; puede ser un poco maltratada, pero en cada ocasión posible se arman las tradicionales mejengas.  Algunos de los habitantes han trabajado por años como oreros en el Río Carate, práctica que por cierto es ilegal en toda la península.

Algo que me sorprendió mucho durante nuestra gira a Carate fue el conversar con algunos jóvenes oreros que están tratando de cambiar esa labor por el turismo. Gabriel Mora Medina vive en carate desde hace ocho años y ahora trata de salir adelante con el negocio de CocoOsa un tipo de rancho al final de la carretera donde tienen un parqueo improvisado y venden pipas frescas a los turistas que a diario transitan camino al Parque Corcovado o de regreso del mismo. Para Gabriel y sus amigos es importante que se capaciten a los jóvenes en Carate en destrezas útiles para los comercios turísticos que son la mayor industria del área y esperan que el INA y el ICT puedan pronto capacitarlos para ellos atender de mejor manera al turista y poder sacar sus licencias como guiás y de esa manera también mostrar las bellezas de una zona que es su hogar.  Además tienen mucha fe en la Asociación de Desarrollo Corcovado y los nuevos proyectos que se van levantando para toda la comunidad donde se puedan ver involucrados y beneficiados.

efarinas_carate-16

Una particularidad del sector de Carate son las organizaciones no gubernamentales, ya que aquí hay una buena variedad, la mayoría ayudando al cuidado de las tortugas marinas que llegan a la costa anualmente a poner huevos. Con la espectacular vista que brinda Lookout Inn nos sentamos con algunos representantes de estas para conocerlos un poco mas.

COTORCO es la organización de la Asociación de Desarrollo que se encarga de organizar todo lo relacionado con el tema de las tortugas marinas.

FRONTIER es una organización inglesa que trae voluntarios a Carate para participar en diferentes actividades tales como apoyar el patrullaje de tortugas, hacer sus propias investigaciones sobre la flora y la fauna, y brindar servicio comunitario con clases de inglés en la escuela.

PLANET CONSERVATION apoya a COTORCO con el cuido de las tortugas y mantienen el registro de todo el trabajo en las playas Carate Y Leona.

CATAPPA es un nuevo estilo de organización que apoya la educación integral.

FUNDACION CORCOVADO tiene muchos años de vigilar la Playa Río Oro, sitio donde se da la mayor visitación de tortugas en la costa Pacífica de la Península de Osa.  Tiene su base en Hacienda Rio Oro, coincidentemente un excelente ejemplo de Turismo Rural Comunitario donde se combina la elaboración de productos  lácteos, tanto bovino como del búfalo con tours a caballo y en carreta en su finca y giras por kayak en la Laguna Pejeperrito.

467_0001_cotorco_800x600

Si de bailar se trata no se preocupe, ya que los fines de semanas se organizan fiestas donde Don Trino en Bijagual .  Pueden contar con buena música y bebidas y el espectáculo de voluntarios, turistas y lugareños convenidos a mover el esqueleto. Por cierto también en Bijagual hay servicio de restaurante y el transporte colectivo hace su respectivas paradas en la finca para que la gente pueda tomar un buen café.

La mayor fuente de empleo regional son los hoteles de la zona.  Entre estos se destacan Luna Lodge ya que su dueña Lana Wedmore es la presidenta de la Asociación de Desarrollo y reconocida por sus esfuerzos para desarrollar Carate.  Luna Lodge tiene gran fama mundial por el yoga que se practica  desde sus impresionantes decks.  En el tema de la protección del entorno, hospeda la Fundación  White Hawk, dedicado a la  conservación del bosque.

La Leona Lodge  es también reconocido localmente y sus dueños, la Familia Morales Polanco, tienen más de 15 años de ofrecer trabajo a lugareños en ese paradisíaco eco-albergue que está a solo 300 metros de la estación de guardaparques La Leona, lo que hace una estadía única ya que prácticamente se duerme en Corcovado.

El otro hotel de interés es Lookout Inn y vaya que la vista le hace honor al nombre.  Tiene la mejor vista de carate y es un resort al lado de la carretera frente a la playa por lo cual los visitantes a Carate siempre pueden pasar y tomarse un refresco bien frio.  Es uno de los pocos lugares que ofrecen servicio de internet al público y claro a sus huéspedes. efarinas_carate

Después de visitar Carate para esta edición y por cierto que visito frecuentemente este lugar, le invito a usted que si quiere aventurarse y descubrir la verdadera última frontera de Costa Rica que visite y conozca este lugar, que comparta con la gente, que vaya en kayak por la laguna Pejeperro o Pejeperrito, que haga una buena cabalgata, que visita una de las muchas cataratas, que aprenda a catear oro, y para los que les gusta caminar un poco que se den la vuelta por el Sector La Leona del Parque Nacional  Corcovado.

 

 

Publicado en Post

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*